6 de febrero de 2007

Finlandia






Es que no hay manera, por más que lo intento, jamás consigo que me lleguen los congelados perfectos. Mira que lo advierto, incluso hago que lo recalquen en rojo-“atención a los congelados” -, pero nada, no hay manera, siempre llegan blanditos y chuchurrios, goteando y hechos una mierda. Pero yo ya me he cansado de protestar, se me van las energías cuando me cuelgo más de media hora al teléfono protestando, así que esta vez no diré nada, lo he metido en el congelador y que sea lo que Dios quiera.

El caso es que acabo hasta las narices de puntear el puto ticket, siempre viene algo mal y luego eso de las reclamaciones ya sabéis…Bueno al fin lo he colocado todo, he tardado mas de media hora, pero me ha quedado todo muy ordenadito, cada cosa en su sitio, he puesto lo nuevo al fondo y lo mas antiguo delante, para que no se me caduque, que como soy tan despistada pues si no hago eso, siempre acabo tirándolo.

Hoy no tengo que ir a trabajar así que he decidido vaguear todo lo que pueda y como estoy sola pues ya veremos si como, o acabo pidiendo una pizza. Las pizzas están muy ricas, cuando las trae el motorista siempre me pongo muy contenta, huelen fantástico y lo que mas me gusta es el regalito, abro la puerta y le sonrío y si está calentita, le doy propina, si está fría, pues pongo cara de asco y le doy las gracias secamente, que para eso no voy a tirar mi dinero, ¿no os parece?.Claro que estareis pensando ¿y que culpa tiene él?, pues eso también es verdad,también lo pienso yo luego,asi que siempre acabo llamándole por el interfono y gritando esperaaaaaaa, esperaaaaa y bajo sintiéndome toda cupable y le largo la propina.

Perdonarme un momento que llaman a la puerta debe de ser la pizza. ¡Pues no¡, no es el de Telepizza son mis amigas, han llegado Adriana y Teresa, me ha hecho mucha ilusión, aunque no las esperaba, pero cuando se alcanza un grado de complicidad alto con las amigas, no te importa que te sorprendan en bata, así que hemos preparado una buena merienda - cena y nos hemos puesto a hablar mientras llegaba la pizza. Después hemos ido al baño y yo me he depilado las piernas mientras seguíamos hablando. Adriana está como loca, como es tan inquieta no hay manera de tranquilizarla, esta tía es de ideas fijas y ahora se le ha metido en la cabeza no se que cosas extrañas con ese tipo que le gusta, Teresa y yo le decimos que se tranquilice, pero no hay manera, ella dice que tiene que averiguar lo que le pasa y que hasta que no lo averigüe no dormirá tranquila, así que hemos empezado a escucharla de otra manera y hasta hemos aportado muy buenas ideas. Y cuando estábamos terminando la pizza ya teníamos las tres las ideas muy claras sobre lo que debería de hacer Adriana con ese tipo, ahora solo nos quedaba pasar a la acción.

Habíamos decidido que saldríamos las tres mucho para divertirnos y que Adriana estuviese entretenida, que no pensara mas en esas cosas absurdas y sin sentido, que ya era mayorcita, vamos, …y además, no es por que sea mi amiga, pero es una tía con muchas posibilidades, es muy lista y tiene algo, ese algo que hace que sea especial, yo siempre se lo digo, y ella siempre me contesta- no digas tonterías Ana- , pero yo se que no son tonterías, que siempre que se pone algo me gusta como le queda, la ropa la lleva ella, no la ropa a ella, ¿me entendéis?, y a mi eso siempre me ha dado mucha envidia porque hace que un objeto cobre vida en su cuerpo, no se como hace para conseguirlo, pero el resultado es francamente bueno, a mi me gusta y me gusta tenerla como amiga. Teresa también es guapa, más guapa que Adriana, pero le falta ese puntito, ¿me entendéis esto también? y eso que es muy atrevida en su indumentaria sin rayar en lo vulgar, pero no se…es como más común aunque yo también la encuentro espectacular. Vamos que tengo dos amigas muy guapas y estoy contenta, no las envidio mas de lo normal, me gusta presumir de amigas y además se que si voy con ellas mi éxito está asegurado, son muy simpáticas y muy vivaces y tienen conversación, que eso hoy en día es un poco difícil de encontrar, así que siempre que vamos por ahi triunfan y yo de paso con ellas, tengo mucha suerte. Pero somos las tres bastante exigentes, eso si, No nos conformamos con cualquier cosa, mas de una vez nos hemos salido del cine a mitad de la película, y con los años nos hemos vuelto menos flexibles, si nos apetece algo pues no lo aguantamos, pasamos página y a otra cosa. Hemos vivido juntas momentos muy intensos, desde nuestro primeros amores cuando teníamos acné hasta nuestras rupturas sentimentales, nuestros devaneos y nuestras tristezas, siempre hemos estado unidas a pesar de pasar largas temporadas sin vernos y sin llamarnos, pero sabiendo que estábamos ahí, es algo difícil de explicar pero supongo que quien tenga una amistad similar sabrá de lo que hablo. ¿Os estaréis preguntado si yo soy guapa verdad?, pues no, no soy guapa, pero me gusto muchísimo, eso si, y os diré un secreto, siempre me dicen Adriana y Teresa que la que mas gusto soy yo, que soy una bruja, y es verdad, tengo muchísimo éxito, no lo entiendo ¿por que será? Si no soy guapa, creedme, que os lo digo de verdad, aunque insisto, me gusto muchísimo, eso que os quede también clarito eh?, porque eso de gustarse es muy importante…

¿Pero como vas a hacer semejante atrocidad Adriana?, ¿tu estas loca?, ¿lo has pensado bien?, ya lo creo que lo había pensado bien, menuda que es ella…según la escuchaba sabía que lo haría y lo hizo…ya lo creo que lo hizo y nosotras con ella…

Cuando subí al avión, me senté en silencio después de saludar a mi compañero de vuelo y esperando que llegase Teresa que ocuparía el asiento contiguo al mío mientras no dejaba de mirar dos filas mas hacia delante, al asiento vacío que ocuparía Adriana en breve, ella sabía que nosotras estaríamos allí, aunque no nos saludaría, habíamos acordado fingir que no nos conocíamos. Miré al asiento de al lado del que se sentaría Adriana y estaba ese tipo que le roba los sueños a mi amiga, parecía un tipo tranquilo, no era feo, pero a mi me parece que a Adriana no le va a gustar, conozco muy bien a mi amiga y se sus gustos, así que ya veremos que pasa. No podemos dejar que vaya sola imaginaros que se cumple lo que digo y no le gusta, ¿Qué coño hace ella en Europa con ese tipo?, ¿tan lejos de casa?, al menos que nos tenga a nosotras, ¿no os parece?.

Adriana entró muy rápido, llegaba tarde, como siempre, siempre llega tarde a los sitios aunque en eso yo no la puedo criticar porque a mi me pasa igual, nunca consigo llegar pronto a ningún lugar, así que la comprendo perfectamente. Cuando llegó a su asiento vi. como le regalaba al tipo ese la mejor de sus sonrisas, vamos que no recuerdo yo haber recibido de ella un regalo igual en todos nuestros larguísimos años de amistad, a mi eso no me parece nada de justo, llega un desconocido y le regala la mejor sonrisa de su vida ¿y yo que?, ¿qué me parta un rayo?, pues a mi me parece que tengo yo mas derecho que él, ¿no os parece?, tengo que acordarme de reprochárselo cuando tengamos oportunidad de estar a solas, a ver si no se me olvida. Se me olvidará seguro y me acordaré cuando estemos en uno de esos cabreos de verdad, esos que nos duran a veces hasta quince días, en los que nos escupimos todo lo peor para hacernos daño a propósito, ya lo veréis…bueno el caso es que el tipo ese ni se ha inmutado al verla sonreír, ha girado levemente su cabeza y la ha mirado, yo creo que un poco inquisidoramente o al menos a mi me lo ha parecido. Luego ya no he podido ver mas, porque se han sentado y ya no podía ver nada así que me he puesto a apretar la mano de Teresa con fuerza porque estaba muerta de miedo. Es que lo aviones a mi me dan pánico y siempre que despegan pienso que se van a caer esmorciados cuando están a tres metros del suelo y cuando aterrizan pienso que se van a estampar contra el suelo, así ¡crash¡ y paso mucho miedo…menos mal que Teresa es mi amiga y me deja que le destroce la mano, porque si no, no se que sería de mi en esas circunstancias. Ya ha despegado y no se ha caído, -hemos tenido bastante suerte, de despegar sanas y salvas -. Empiezo a relajarme y pienso en lo que haremos en Finlandia toda una semana, las dos muertas de frío, como si lo viera… mientras Adriana está calentita en la cama, vaya me parece que somos un poco tontas, para eso nos podíamos haber ido a cualquier lugar más cálido de Europa, por ejemplo a Italia, pero claro como el tipo ese tenía que ir a un congreso de no se que, es un profesor creo o un ingeniero,- no me acuerdo demasiado bien, tengo que preguntárselo a Adriana cuando pueda, que no se me olvide-, pues aquí estamos camino de Finlandia…Ya veremos en que acaba todo esto, que no lo tengo nada de claro…

Aprovecho este mal rato de volar, para leer mis guías sobre Finlandia, las que me compré en Phoebe, que me costaron una buena pasta por cierto y luego nunca tengo tiempo de leerlas. Pero prefiero leer primero “mis chuletas” que me he traído de wikipedia, en ellas leo y me entero que un Rey Sueco introdujo el Cristianismo y que fue un Gran Ducado del imperio ruso hasta la revolución bolchevique en Rusia que ahí es cuando consiguió su independencia…vaya muy interesante, de las cosas que se entera una por viajar, si siempre lo he dicho, eso de viajar te hace crecer, es algo muy bueno, continuo leyendo interesada, a ver….tiene seis provincias- que pequeño que es pienso - y cada provincia 20 regiones y cada región en 74. Una de ellas es Laponia, ahí me apetece ir, está al ladito del océano glaciar ártico, que bien, es como ir al final del mundo por un lado, mira que si nos caemos al vacio…¡¡ uff que miedo¡¡, empiezo a sentirme muy excitada pensando que vamos a ir al corazón del círculo polar ártico, veremos a los Samis y veremos renos, me gusta la idea…, y según he leído a los Samis los llevaron allí los vikingos y allí se quedaron…y como estamos en invierno pues disfrutaremos de la mágica aurora boreal, ese fenómeno de luces celestiales inigualables…dice mi guía que un zorro del ártico recorre el firmamento con su cola en llamas y la estela que deja es la aurora boreal, aunque la verdadera historia es que el sol es el autentico padre de las auroras y que esos maravilloso colores rojo, verde, azul, y violeta que aparecen en el cielo son por los gases de la ionosfera…¿sabéis que me apetece muchísimo ver esto?, y además dice una vieja leyenda que quien la vé vive acompañado de la suerte el resto de su vida, a ver si es verdad...a ver si las luces del norte me traen suerte... Empieza a caerme mejor el tipo ese, el que vuelve loca a mi amiga Adriana, que gracias a él voy a ver un espectáculo inolvidable, así que le daré las gracias a Alberto, que es así como por lo visto se llama, si es que algún día me lo presenta Adriana, le diré yo soy esa del móvil, a la que llamaste aquella noche,(que se que era el por el mensajito que me dejó en el buzón de voz : "Ana soy Alberto, necesito hablar contigo") y que aún no se para que, y le diré con la mejor de mis sonrisas,(para no ser menos que Adriana): gracias por traerme a la aurora, gracias Alberto, gracias...

El hotel es fantástico, está todo muy limpio y el baño es perfecto, tiene una buena ducha, de esas que me gustan a mi, de las que sale el agua con fuerza y te relajas aunque te sientas un poco culpable por el gasto de agua. Tenemos dos camitas y una mesilla en medio, yo me he pedido la de la derecha, (bueno mas que pedido, me la he adjudicado) que está al ladito de la ventana, como he subido la primera, pues se siente, que hubiese estado mas espabilada Teresa…no pienso renunciar a la ventana, eso si que lo tengo claro. Adriana ha venido a nuestra habitación muerta de corte, toda alterada diciéndonos ¿y ahora que hago yo?, si no hemos cruzado ni dos palabras en el vuelo... pero me gusta tanto, me decía…¿Le gusta tanto y no hablan?, ¿deciden irse juntos al fin del mundo a la misma habitación de un hotel y no se hablan, no cruzan ni una sola palabra?. Teresa estaba perpleja, casi tanto como yo, así que empecé a interrogar a Adriana, estaba dispuesta a someterle a tercer grado si era necesario, no pensaba dejar que saliera de esa habitación sin contármelo todo…pero todo, todo ¿me oyes Adriana? ¿Cómo le conociste? Y me empezó a contar unas cosas preciosas, yo escuchaba extasiada…entiendo que le gustara ese tipo ¿a quien no?, si casi, casi ya me gustaba hasta a mi, con las cosas que estaba escuchando…no me extraña que la pobre de Adriana hubiese perdido la cabeza por él, el problema es que me temía que él por ella no y ahora si que teníamos un problema. Vaya lío que tenemos, no si esto ya me lo imaginaba yo…bueno pero ellos se buscan, están muertos de miedo - pensé…- ¿pero porque llegaron hasta aquí para esto?, yo es que no entiendo nada…¿y ahora que pasará? -¿no querrá que ocupe su lugar yo?, que esta es capaz…- . Pues como si fuera bruja…es que me lo estaba imaginando…, Adriana me miró y me lo propuso con esa carita que pone de no haber roto un plato…¡, ayúdame Anita por favor,-me dijo-, ayúdame por favor…ayúdame no quiero quererle… Ah eso, ni de coña!, ¡ni lo sueñes…!

Y me lo presentó, pero eso otra larga historia…porque ahí empezaron mis verdaderos problemas…Igual algún día os lo cuento, cuando me recupere, claro…porque ¿sabéis?, yo ya le conocía, aunque nunca nos hubiéramos visto, pero ya le conocía…


El caso es que al final convencimos como pudimos al dueño del hotel y nos cambió la habitación por una de tres camas y claro a Adriana le tocó la del medio, estaría bueno que encima le tocara la de la ventana, con el lío que nos había montado, es que me daban ganas de asesinarla, vamos…imaginaros el trago que pasamos cuando empezó a sonar su movil y luego el mio....Ay es que no quiero ni acordarme, que me pongo malita...vamos que nos hicimos las suecas de mala manera,pero tampoco pasa nada ya que estabamos en Finlandia y hacerse las suecas por esos lugares frios debe de ser muy natural, creo yo,¿no os parece?.

Y encima por la mañana cuando nos despertamos no estaba…pero ahora no puedo contaros a donde había ido, porque yo para aquel entonces ya andaba pensando y sintiendo casa extrañas que me perturbaban y robaban la tranquilidad y porque nos está esperando abajo un microbús que nos va a llevar a una granja de renos y si llego tarde no me esperan y no quiero perderme eso, que yo nunca he visto un reno de cerca y me gusta el color que tiene, ese marrón dorado, y además les quiero hacer fotos, ya os lo contaré otro día (lo de Adriana, claro) y ya veréis ya, es que cuando os enteréis vais a alucinar…

Bueno que me marcho están pitando ya…que si, que ya bajo, por favor que me esperen Teresa, que estaba buscando mi polar que no lo encontraba, como esta Adriana es tan desordenada me lo había dejado debajo de toda su ropa,enterradisimo en un sillón. Que bajo ya…píllame un asiento de ventanilla, porfi, porfi Teresa…


Blondie

3 comentarios:

lahijadelchaman dijo...

jolinesssss pero no me lo puedo creer !!!!!!!! todavia piensas seguir ???jolines cuenta ya de una vez lo que ha pasado ?? quien es ese Alberto? quien se lo ligo ?tu o Adriana ???por que te llamo a ti ??donde se fue ??.......jo cuentalo ya o cuento a todos lo del metro!!!!!!

malizia_kiss dijo...

A mi? que no, que no, que yo o y Ana....jejeje, ni conozco Finlandia, mas quisiera ver la Aurora Boreal....aunque tal vez algún dia, con un poco de suertecilla.....

Solo soy la burda escritora....

Blondie

malizia_kiss dijo...

errata: quise decir que yo no soy Ana.......

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.