8 de noviembre de 2006

Jazz



Hace algún tiempo solía ir a un sitio de Jazz, maravilloso, era como un antro, había que bajar un sótano y allí solo había humo....mucho humo, alcohol y música, esa música que te llega, que hace que sientas una cosa rara en la boca del estómago, justo debajo de la tetas, Tania, justo ahí, ¿sabes donde digo Tania?, justo ahí...

Nada mas entrar sentías el calor de la melodía y de la compañía, era un lugar al que podías ir sola, porque siempre te sentías acompañada, pero ese sitio lo cerraron y lloré su perdida.......luego descubrí otro garito de jazz, el segundo jazz se llama así por Segundo, el encargado del Whisky Jazz, el que cerraron y allí escuché cantar a Canal Street, varias veces y a Guzmán, el de Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán....., que no cantan jazz para nada, pero que suena bien a pesar del paso de los años, pues si allí cantaba Guzmán y otros muchos en sesiones de jam session, y me gustaba, pero ya no era lo mismo.....

Ahora a veces voy a La Coquette, en nuestro viejo Madrid, donde puedes escuchar Blues y Jazz y a la sala Clamores. En realidad hay muchos mas sitios, pero como el mítico Whisky jazz, pues como que no…….y eso que yo lo conocí en sus estertores finales, pero cuentan que en sus orígenes fue algo grandioso…….…pero menos mal que tenemos el café Berlín, en donde ahí si puedes escuchar jazz y del bueno……

A mi solo me gusta el Jazz en vivo supongo que será porque me hace sentir viva....cada nota que sale de la trompeta me va invadiendo con fuerza, luego viene el clarinete y el saxo, suave y con un sonido limpio y cristalino, dentro del maremagnum de ruidos de la batería......que golpean con furia tu cuerpo, con el fondo de un piano y las voces,esa voces........y es que cuando escuchas una voz de jazz sientes que algo se te rompe.... te penetra....

Entonces es cuando percibes lo cálido e increible que puede llegar a ser, compartir esa sensación con un montón de desconocidos que sienten como tu cada nota..... y ahí justo ahí es cuando deseas beber y fumar y volver a beber y fumar porros y dejar que ese sonido te envuelva.......te lleve.......te transporte....... y que todas las fibras sensibles de tu cuerpo se disparen...........y entonces te das cuenta que esa música vomita sentimientos, que su magia se va apoderando de ti sin que te des cuenta y te atrapa de tal manera, que quieres volver una y mil veces.......

El Jazz hay que vivirlo en directo....hay que ir a verlo, de nada sirve comprarse un CD.......de nada.......

Tiene que llegarte al alma..........

De todas maneras en este Madrid de mis pecados, estamos tan lejos de “los baretos” de New York, con sus pequeñas bandas que tocan Blues y Jazz maravilloso y donde se respira el humo que no se han atrevido a prohibir y que recuerdan al Harlem de Cotton Club…….bueno al menos así me los imagino yo, espero que cuando vaya, pueda disfrutar del humo y del clarinete de Budy, los lunes creo…¿los lunes no?, ¿ o son los martes?

Y es que el día que los Club de jazz americanos carezcan de humo y de bourbon, el jazz habrá muerto y todos moriremos un poquito con el ….
Todos lloraremos………

Blondie

3 comentarios:

mi_lado_oscuro dijo...

Precioso Malizia. Algún día iré a uno de esos antros, estoy segura. Para los que aun no tenemos la oportunidad de ir a escuchar jazz en directo, aqui tenemos una pequeña guia:

Cuando se está falsamente triste, Miles Davis.
Cuando se está irremediablemente sensual, Chet Baker.
Cuando se está insoportablemente trascendental, John Coltrane.
Cuando quieras vivir en una película de Woody Allen , Benny Goodman.
Cuando se está ridículamente tierno, Art Tatum.
Cuando se está risueño, Louis Armstrong.
Cuando hablas y nadie te entiende, Thelonius Monk.
Cuando te sientes un romántico frustrado, Charlie Parker.
Cuando se es tan sensible como una herida, Ella Fitzgerald.
Cuando te crees a la vanguardia, Ornette Coleman.
Cuando te crees tan excéntrico, Charles Mingus.
Cuando eres tan melancólico, Sarah Vaughan.
Cuando te sientes tan latino, Arturo Sandoval.
Cuando sientes que tienes alma de jugador, Count Basie.
Cuando eres seductor y te da por los clichés, Les Brown.
Cuando eres un conversador impulsivo, Dizzy Gillespie.
Cuando te sientes tan sublime, Keith Jarrett.
Cuando te crees tan polígamo, Stan Getz.
Cuando eres tan cursi y tan simplón, Kenny G.
mar

malizia dijo...

efectivamente, Mar, pero te has dejado a mi favorita, Cassandra Wilson....¿vaya voz que tiene eh?

Blondie

lahijadelchaman dijo...

Se donde dices malizia, donde se te pone un dolor insoportable cuando estas triste,cuando haces mal la digestion, cuando la angustia te aprisiona y crees que te vas a morir, jaja o cuando te enamoras, porque dicen que enamorarse se puede confundir con una indigestion.
Un beso,cuantas cosas teneis en madrid que envidiaaaaaaa,pero.....ahi no hay playaaaaa

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.